Mi perro hace ruidos raros como si se ahogara ¿Qué le pasa?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Hablamos en nuestro post reciente sobre los estornudos en perros y sobre cuánto nos preocupa ver que nuestro amigo tenga reacciones raras, diferentes a las habituales.

Dentro de éstas se encuentra también la tos, el ahogo o el estornudo inverso. Por eso, si eres uno de los que dicen “mi perro hace ruidos raros como si se ahogara y no sé qué hacer”, te diremos que dichos sonidos son bastante más habituales de lo que crees.

Además, no todos son síntoma de enfermedad, sin embargo, requieren de seguimiento y control para determinar la causa que los genera e identificar posibles patologías.

Por eso, explicaremos hoy las diversas causas que pueden generar ruidos extraños en el perro, intentando darte herramientas para que puedas identificarlas y saber qué hacer en cada caso.

Mi perro hace ruidos raros…¿Qué le sucede? ¿Qué debo hacer?

Cómo dijimos más arriba, hay muchas causas por las que un perro puede hacer algunos ruidos extraños (esos que nos asustan y mucho..). Lo importante, en estos casos, es observar para identificar la situación y actuar en consecuencia.

mi perro respira mal

En general, estos sonidos fuertes, raros y desesperantes para cualquier propietario de un perro, son ni más ni menos que tos. Pero hay toses y toses. Los motivos que las originan son muchos y de variada gravedad.

Dado que lo que primero solemos identificar es la reacción y no la causa, partiremos en este artículo de las reacciones más habitualmente y trataremos de explicar sus posibles causas. De este modo, te será más sencillo comprender qué le pasa a tu perro en cada situación.

1. Mi perro tose y parece que se ahoga.

En general cuando un perro tose, casi siempre da la sensación de que se ahoga. Pero, en ciertos casos, si lo observas un poco, te darás cuenta que no hay obstrucciones de ningún tipo. Identificarás, además, que el perro tiene una posición particular.

Abre los codos, estira la cabeza y comienza a hacer ese sonido raro. Verás, también, que el aire ingresa por la nariz sin dificultades. Pues bien, hablamos aquí del famoso estornudo inverso en perros. Hemos conversado sobre él en nuestro artículo sobre los estornudos en perros.

Se trata de un reflejo involuntario, similar a un estornudo normal, pero en el que, en lugar de salir, el aire ingresa. Afecta la nariz y la garganta del perro. Por eso, puede darte la sensación de que se ahoga. Este estornudo inverso  suele ser fisiológico y no patológico.

Si eres de esos que piensan “mi perro respira fuerte por la nariz” y no sabes si eso es malo o no, lo más probable es que estés observando un episodio de estornudos inversos. Tres claves para distinguirlo: la postura del cuerpo de tu perro, el aire ingresa por la nariz sin obstáculos y se trata de una sesión eventual de estornudos.  

2. Mi perro tiene mocos y se ahoga.

Cuando aparecen los mocos, la situación puede ser distinta. Los mocos pueden ser indicios de muchas enfermedades distintas:

  • Que haya inhalado algo:  En estos casos, si algo está obstruyendo las fosas nasales, es probable que se generen mocos, pero hablamos de secreciones transparentes que solo intentan ayudar al perro a eliminar al cuerpo extraño.

Si verificas que tu compañero no puede ingresar aire por la nariz y aparecen mocos, intenta ver si puedes identificar alguna obstrucción. Si la ves y está cerca, puedes intentar sacarla, sólo si tu amigo está en calma. Si no, lo mejor es ir al veterinario rápidamente para evitar un cuadro más complejo.

mi perro respira fuerte por la nariz
  • Qué algún factor externo le haya irritado: En estos casos, sí lo has visto oler algo como una planta o una flor, es probable que alguna alergia le esté molestando y le ocasione tanto la tos como la mucosidad. Del mismo modo que nos sucede a nosotros en primavera ante pólenes o pelusas de ciertos árboles.

En estos casos debes observar el moco transparente y la reacción se debe ir luego de un rato, cuando el perro haya despejado las fosas nasales y ya no esté en contacto con el agente agresivo.

  • Alguna infección: Si la mucosidad es amarilla o verde (no entres en pánico… si bien es más complejo, no es nada que no pueda curarse en unos días…), podría ser consecuencia de alguna infección de la que tu perro se esté defendiendo. Incluso, podría tratarse de un catarro generado por algún virus o bacteria.

Seguramente si eres uno de esos propietarios que acuden a consulta bajo la premisa “mi perro carraspea”, esta sea una de las respuestas más frecuentes que puede haberte dado tu veterinario.

Afortunadamente, se cura rápidamente a fuerza de tratamiento con antibióticos. Recuerda que en estos casos es oportuno proteger la flora intestinal del perro utilizando probióticos y prebióticos o vitaminas.

  • Moquillo. Es causado por un virus, sobre todo en cachorros, y afecta en principio a la faringe, aunque puede llegar a los bronquios. El moquillo genera mucha mucosidad nasal y hasta ocular (conjuntivitis).

Tanta mucosidad impide una libre respiración y hace que el perro parezca ahogado. Es muy contagiosa y puede ser muy grave. Es necesario consultar urgentemente al veterinario ante cualquier sospecha de esta enfermedad.

  • Un pólipo o tumor: Los mocos junto con la tos, pueden ser también indicadores de pólipos o de tumores nasales. Puede incluso generar pus y sangrado. Estas situaciones requieren visita inmediata al profesional.

En general los pólipos pueden extirparse al igual que los tumores benignos. En cambio los malignos son más agresivos y no hay tratamientos efectivos contra ellos.

mi perro carraspea

3. Mi perro tiene algo en la garganta.

En estos casos, puede ser que tu perro haya tragado algo que le este molestando y causando problemas. Incluso, en algunos casos, puedes verlo porque suele abrir enormemente la boca para intentar eliminar lo que le molesta. En estas situaciones, se trata de un ahogamiento y hay que recurrir urgentemente al veterinario.

Sin embargo, muchas veces parece que el perro tuviera algo físico en la garganta y no lo tiene, sino que presenta alguna enfermedad:

  • Síndrome braquiocefálico: los perros de hocico chato, tienen ciertas formas de las fosas nasales y de la tráquea que hace que adquieran este síndrome que se asemeja mucho a una obstrucción. Se presenta por tos y ahogamiento, especialmente ante ejercicio físico o clima húmedo.

“Mi perro respira mal” suelen decir muchos propietarios de esta raza y el motivo no es ni más ni menos que este síndrome tan característico.

  • Traqueítis: puede ocurrir a todo perro y se trata de la irritación de alguna zona de la faringe. Puede ser por algo que comió que le lastimó o irritó, por ejemplo. También, puede resultar como consecuencia de haber estado ladrando por mucho tiempo (cosa que no sería, para nada extraña, si has tenido que dejarlo solo un buen rato…).

Si bien puede parecer que hay un cuerpo extraño en la garganta, es solo irritación y se va en unos cuantos días. Es bueno, bajo este cuadro, evitar que ladre, quitar el collar canino (es importante sacrificar estilo por salud en casos como este…) o incluso darle comida procesada durante dicho plazo.

4. Mi perro se ahoga y quiere vomitar.

Muchas veces, cuando la tos es fuerte y repetida, puede generar náuseas en el perro, incluso vómitos. Por lo tanto, estos síntomas pueden ser indicio de muchas de las enfermedades que ya tratamos. Sin embargo, hay una enfermedad común que suele generar ahogos y vómitos en el perro:

  • La tos de las perreras: esta enfermedad causada por un virus, se manifiesta mediante una tos muy seca y fuerte. Puede estar acompañada de una espuma blanca en la boca del perro y generar vómitos debido a la intensa tos. Requiere una rápida consulta profesional.

Conclusiones

Si tu perro hace ruidos raros como si se ahogara, le pueden estar pasando muchas cosas. Algunas sin importancia, que desaparecen en un abrir y cerrar de ojos y otras bastante más complejas.

Por eso, como todo con nuestros fieles compañeros, en un primer momento se requiere calma y observación. Si es un hecho aislado que se manifiesta en un momento y luego pasa, no hay que preocuparse. Si hay mucosidad, debes observar tanto si es momentánea como su color y acudir al profesional si la observas amarilla o verde.

Del mismo modo, si se presenta sangre, espuma o vómitos, lo mejor es siempre consultar al experto que podrá rápidamente identificar las causas e indicar los cuidados necesarios para que tu perro vuelva a sentirse bien. Y con él, tu vuelvas a sonreír al verlo correr y jugar, sin ningún ruido extraño acechando por allí.  

Recursos y lectura adicional

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.